Tips para no engordar en la oficina

La mayoría de trabajos en el mundo exigen estar en una oficina, ya sea para elaborar planeamientos, redactar informes, etc. Muchos culpan a la oficina de sus kilos de más. Lo cierto es que el tipo de trabajo sedentario que se tiene en la oficina, junto a algunos malos hábitos alimenticios, contribuyen a ganar algunos kilos en la báscula. 

En promedio se trabaja en la oficina alrededor de 40 horas semanales y la mayor parte de ese tiempo la gente permanece sentada en su escritorio. Desafortunadamente estudios demuestran que estas personas tienen más probabilidades de sufrir sobrepeso, así como dolores de espalda, tensión y pérdida de masa muscular.

Si la “oficina” te está engordando, toma nota de estos tips que te ayudarán a incorporar hábitos saludables a tu rutina diaria.

Muévete un poco en la oficina

En la oficina normalmente estamos sentados la mayor parte del tiempo (8 horas aprox.), por lo que el total de calorías que quemamos es mínimo.

Para mantenerte delgado(a) en un trabajo de oficina tendrás que compensar la energía que consumes y la que gastas. Estudios demuestran que moverse constantemente o ir de un sitio a otro es algo que suma y hace la diferencia.

Por tal razón, un buen consejo es que cada vez que tengas que decirle algo a tu jefe o algún compañero de trabajo, en lugar de usar el correo electrónico o el teléfono, vayas personalmente a su lugar. Así quemarás más calorías.

• El trabajo de oficina, una excusa para dejar de comer o para comer demasiado

El trabajo de oficina se utiliza muchas veces como excusa para dejar de comer o para comer en exceso. En el primer caso se deja de comer porque “no se tiene el tiempo” por tanto trabajo, pero usualmente se comete el error de “comer el doble por la noche” al llegar a casa, lo cual está comprobado que engorda, especialmente cuando no se practica ejercicio alguno.

Si estás comiendo la misma cantidad que ingerías cuando llevabas una vida más activa (antes de trabajar en una oficina), las calorías que consumes no las quemarás como antes y la energía extra tenderá a almacenarse para ser usada posteriormente.

En el segundo de los casos, el mismo estrés de la oficina y de la vida diaria te hacen comer por ansiedad y terminas devorando cualquier cantidad de chucherías cada día.

Fuente:dietas.com con información de: blogmedicina.com, midieta.com, h30458.www3.hp.com

Leer mas: Tips para no engordar en la oficina (I) http://www.dietas.com/articulos/tips-para-no-engordar-en-la-oficina-i.asp#ixzz1EIoRlywm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s