Alimentos que nos alegran

Estudios realizados en los últimos años han confirmado que existe un vínculo entre comer cierto tipo de alimentos y el hecho de sentirnos mejor, relajados e incluso contentos, con la producción de sustancias a nivel cerebral que determinan nuestro estado de ánimo, nuestro desempeño y nuestro comportamiento.

PLÁTANO

El estrés y la falta de magnesio guardan una relación tan estrecha, que se aconseja a quienes llevan una vida muy ajetreada añadir a su dieta alimentos ricos en magnesio, como el plátano y el aumentar la ingestión de magnesio reduce la ansiedad y mejora el sueño.

Otras fuentes de magnesio son las nueces, las leguminosas, las verduras y el germen de trigo.

NARANJA

Dos vasos de 350 mililitros de jugo de naranja fresco, bastan para disminuir el nerviosismo, el mal humor y la depresión; una carencia leve de vitamina C, sustancia que favorece la secreción de la noradrenalina, puede provocar irritabilidad y abatimiento.

Además, no comer alimentos ricos en dicha vitamina impide al organismo absorber el hierro que necesita para combatir la fatiga.

NUECES

Debido al tipo de suelo en que crecen, las nueces del Brasil son ricas en selenio que, según ciertas investigaciones, tiene relación con el buen humor, el aporte de una o dos nueces, son suficientes.

Otras fuentes de selenio son el pescado, los mariscos, la carne de res y el pan integral.

PAN INTEGRAL

La mayoría de los alimentos contienen uno o varios de los 20 aminoácidos (que son los principales constituyentes de las proteínas tanto animales como vegetales)

Estas sustancias compiten por llevar mensajes al cerebro. Comer unas cuantas rebanadas de pan integral, contribuye a que “escuchemos” el mensaje del aminoácido triptófano, a saber: “alégrate”.

Una vez que llega al cerebro, el triptófano aumenta la concentración de serotonina, sustancia cerebral que tranquiliza y levanta el animo.

El secreto esta en comer el pan antes que la carne o el queso, que son ricos en proteínas, para que el triptófano llegue al cerebro antes que los otros aminoácidos.

CHOCOLATE

Al 90% de las mujeres se les antoja comer chocolate, sobre todo cuando se encuentran en el periodo premenstrual o cuando están aburridas o muy tensas.

Algunos expertos creen que, al igual que muchos otros alimentos dulces y ricos en carbohidratos, el chocolate puede tener un efecto calmante; otros, en cambio, consideran que la cafeína y otras sustancias que contiene el chocolate pueden actuar como estimulantes. Sea como sea, el mero placer de paladearlo suele bastar para sentirse contento.

PAVO

Esta fuente de proteínas con bajo contenido de grasa es rica en tirosina, aminoácido que eleva la concentración de dopamina y noradrenalina que son hormonas que trabajan a nivel del cerebro, lo que a su vez aumenta la motivación y aviva los reflejos e incrementa la resistencia del organismo al estrés.

Un sándwich de pavo o atún o pollo son también buenas opciones.

CARNE ROJA

Un poco de carne roja puede ser una buena fuente de energía. Bastan unos 85 gramos al día para aumentar considerablemente la absorción de hierro.

Abstenerse de comer carne roja puede causar más daño que beneficio. Las personas que llevan este tipo de dieta para reducir su concentración de colesterol en la sangre están expuestas a sufrir deficiencia de hierro (mineral que ayuda a llevar oxigeno a los tejidos y a darles energía) y por consiguiente, presentar cansancio y decaimiento.

CHILE

El gusto por las salsas picantes, al parecer, no sólo se debe a su sabor. La capsicina (sustancia que da al chile su poder irritante) estimula las terminaciones nerviosas de la boca y hace experimentar una sensación de ardor y el cerebro segrega endorfinas, que pueden producir una euforia temporal.

AGUA

La deshidratación leve es una causa común y a menudo inadvertida, de cansancio.

Cuando al cuerpo le faltan líquidos, disminuye el flujo de sangre a los órganos y la función de éstos se vuelve mas lenta. No bebas sólo cuando tengas sed, la mayoría de los adultos requieren de ocho a diez vasos de agua al día.

Los refrescos, los tés y el café NO sustituyen al agua, pues pueden tener efectos diuréticos y aumentar la deshidratación.

CAFÉ

Beber una taza de café por la mañana puede ser una buena manera de comenzar el día, la cafeína de una o dos tazas de café puede ayudar a despejar la mente y sentirse con más vigor por un periodo de hasta tres horas.

Algunos investigadores consideran que la cafeína produce un aumento leve y pasajero de la presión arterial, y que inhibe la actividad de las hormonas que nos dan sueño. No te excedas ya que más de dos o tres tazas al día pueden producir irritabilidad y nerviosismo.

Fuente: Obesidad.net

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s